viernes, 22 de mayo de 2009

Existe lo que se quiere


En la piel me floreces, te busco en el agua, en el aire y en la alegría del sol. El rocío alegra los días del nombre de amor que me diste. Existe lo que me hace feliz, estás en mi tiempo y vives en mis ojos, existe algo que aún no se ha ido, existe siempre algo que aún no llega, algo que no se ha querido y algo que se ha querido tanto. Existe lo que se quiere cuando se quiere más, flores que regresan y horas que se ván. Ojalá mi palabra sin prisa te alcance en tu carrera...

jueves, 14 de mayo de 2009

El brillo de oro en el sendero


El camino no sabe leer ni escribir aunque en su senda lleva un caudal de sabiduría. Mantiene contento al caminante, que en su ensueño breve ansía, llegar a un destino con el esfuerzo de sus pasos. En el divino aroma a tierra humedecida, los árboles son columpios de las aves, mientras el brillo de oro en el sendero, regala su luz al nido frágil. Aspirando la fragancia que del suelo emana, observando el cielo azul porque es hermoso y con ebriedad de sol avanza ignorante, sabiendo que vá en su senda, en su respiro, en sus huellas.
Es como una dulce oración de quien camina y a ignoto lugar levanta el vuelo, acaso más allá del horizonte, acaso más allá de un simple sueño.

sábado, 2 de mayo de 2009

Más que el color de las hojas


La brisa pasea curiosa entre los tréboles, indiscreta en la paz de las colinas, con su vago fulgor de gracia clandestina, corre entre la niebla mañanera. Por las noches, durante el día, donde estés, adonde vayas, van mis besos para tí. Más que el color de las hojas, más que el frescor de la brisa, así te quiere mi alma. Caminando en el sendero veo lo bello del mundo, allí nace mi confianza y que lo pregone el viento, cuando a tu paso salga el te quiero que llevo en mi corazón, mientras el sol te despierta y te perfuma una flor.