martes, 22 de septiembre de 2009

Fragancia de un camino llano



El horizonte se peina con la brisa en la leve fragancia de un camino llano. Espejismos de nubes que cantan con los montes, el aliento se hace optimista si la voluntad es decidida. A veces lo que más nos pertenece se hace más extraño y lo que más feliz nos hace al contarlo se torna distinto. A una cumbre lejana vuela el pensamiento, el color revela cosas de los íntimos deseos, el cielo habla de ilusiones de fina filigrana, tejidas por arañas de la fantasía. El alma vuela en un suspiro y embriagada de amor cae en el corazón. Abrirse un camino es regalarse vida.

miércoles, 9 de septiembre de 2009

El sutil eco de las cosas simples


Sobre las fuertes ramas se sostienen los suaves nidos, dentro del nido la ternura de un canto y debajo de los árboles el pensamiento se aquieta. Como esclavas del tiempo las agujas del reloj hacen su recorrido, mientras el agua juega en silencio con el brillo del sol. Llegaste a mi pensamiento, sé que cuando estés aquí, en el veloz transcurrir de tu mirada me dirás muchas cosas. Me encantaría saber como es el sonido de tu voz y de tu risa cuando yo no te escucho, saber que efecto produce en tí, el sonido de las palabras de los demás.
Quizás algun día puedas adivinar lo que despiertas en mí cuando en tí pienso, porque vives en el sutil eco de las cosas simples, en el aire tímido de la mañana, en el silencioso caer de una hoja.