miércoles, 14 de octubre de 2009

Aunque el cielo parezca igual


Existe un sendero escrito en el cielo que enrumba al mañana. El blanco de las nubes sería mudo si no existiera la oscuridad de la noche, sin ese blanco, la noche sería ciega. La voz de la vida a veces no llega, no se escucha, pero es necesario conversarla, porque en cada palabra existe un anhelo, en cada vida una voz, en cada ser un mensaje. Descubrir el aliento de las cosas es conocer el lado bueno, aunque el cielo parezca igual, siempre tiene formas nuevas. Es bueno saber que el amor tiene llaves para abrir la puerta de la paz y del silencio, por eso, aunque se camine en soledad, siempre podemos ser la meta de alguien, siempre hay un lugar que nos pertenece.