viernes, 24 de septiembre de 2010

De amores escampados


Entre los árboles y las flores está escrita la voz del agua y del viento. La delicia y el encanto del alma, están implícitas en nuestra imaginación, en el fondo de nuestro ser, en ese azul que se oculta cuando se han andado caminos. La luz del entusiasmo nos hace amar la libertad más que a cualquier cosa, esa luz que habita en la conciencia, donde el pensamiento agita sus alas y llueven letras llenas de alegría. Palabras viajeras llenas de vida, de amores escampados, de nostalgias luminosas que transpiran en la senda recorrida, buscando las huellas de figuras, de colores invisibles, de promesas zurcidas con silencio.
Los pasos no son pasos, hay mucho espacio, hay miles de kilómetros, minutos, años, siglos quizás, más allá de las horas, desde un lugar hacia otro lugar, desde que amanece hasta que termina un día, todo está escrito.