sábado, 15 de mayo de 2010

En el espejo de un suspiro



La luz coloca su velo, elabora las estridencias del silencio, recoge la sutil fragancia sin enturbiar el aire, en sus corolas se asoman los soles que llevan escondidos entre sus pétalos, hazaña de risa y encanto que florece la alegría y la semilla del milagro. En el aroma del viento va cabalgando la vida, el alba de un sueño es el final de un destino, aura de amor en la lumbre de un día, cuando es el tiempo el que adivina un sentimiento. En el espejo de un suspiro se refleja el andar de un amor,  en la flor de una mañana, en las columnas del aire, en esa memoria que no se conoce pero existe, en ese tono inusitado de voces que arrullan como alas, en la nada que es el alma del universo, en la belleza breve y lejana.