jueves, 3 de marzo de 2011

Cuando el viento se mueve


Es mejor no permitir que la razón busque significados, porque mientras eso sucede, el viento se lleva los sueños y cuando el viento baja la intensidad, no se pueden volar cometas. Dejarse llevar por el viento y el tiempo, es aceptar la vida tal y como es. Cuando el viento se mueve entre los árboles, propone un lenguaje único, se necesita un oído muy sensible porque habla en voz bajita.