miércoles, 3 de agosto de 2011

Para parecer razonable


A veces mientras se busca justificar algo la felicidad está ocurriendo alrededor y no se le presta atención. No hay nada más divertido que dejarse llevar por la vida, poder arrancar las páginas del calendario con alegría, a pesar de que durante las noches, regresen los momentos que ya creíamos haber olvidado. No es necesario ocultar emociones para parecer razonable, es preferible muchas veces equivocarse que quedarse pensando en como hubiera sido, aunque los sentimientos bellos haya que convertirlos en recuerdo. Es darse cuenta de que todo aquello que deja de hacerse tarde o temprano se convierte en un freno para lo que falta por hacer. Siempre es mejor quedarse con lo que se quiere, aunque lo incierto tambien es una maravillosa herramienta para seguir adelante.