jueves, 27 de diciembre de 2012

En esa otra dimensión



Mirar las cosas bajo diferentes ángulos, darse cuenta de que todas las horas fueron futuras y al percatarse de ello ya son horas pasadas. Echar un vistazo atrás y ver las cosas que quedaron imposibles de recuperar. Los días se aglutinan y pasan como en una carrera de relevos, mientras los sueños se alejan, como un tren en la densa niebla...si no se actúa desaparecen. Dilatar las cosas hace que el tiempo se pierda, es como ir alimentando una vida paralela a la que casi nunca se tiene acceso, esa vida está ocurriendo en otro tiempo, en otra dimensión, con las otras decisiones que no se tomaron. En el centro del alma queda un libro abierto. A las paredes, aunque se les suplique, nunca se apartan y a veces los deseos no hacen causa común, flotan en la distancia ...justo allí ... en esa otra dimensión.

lunes, 19 de noviembre de 2012

Lo realmente importante



Lo más importante en la vida es saber adónde ir. Disfrutar la libertad y la independencia, pedalear por la vida sin prisas, haciendo las pausas necesarias para recuperar fuerzas y continuar. Cada pedaleada, por muy pequeña que sea, nos lleva por caminos que han sido recorridos por muchos, sin embargo, cuando pasamos por ellos, es como si fuera la primera vez que alguien los recorre. El camino siempre será nuestro aliado, por muchas piedras o escollos que encontremos, sabemos que nos lleva al lugar que hemos elegido ir. Aunque el camino no sea fácil, sabiendo avistar la ruta, es menos factible perderse. Andar por la vida sólo con lo imprescindible, uniendo el tiempo al ritmo de nuestros sentidos, experimentando el mundo que nos rodea sin barreras que nos lo impidan y aprendiendo a distinguir lo realmente importante. Respirar, avanzar, vivir...

miércoles, 31 de octubre de 2012

Como lo hace el sol




En la vida es importante conocer el camino, saber cuán errante se es y cuales son los destinos perseguidos. Saber explicarse sin que falten palabras, conocer los pensamientos y hablar con sinceridad. Saber cuánto callar y cuánto decir, entender las miradas y los sentimientos. Muchas cosas oscilan entre el corazón y el viento, cuántas cosas se rechazan y se dejan a un lado. La vida transcurre como un libro, tiene tantas páginas como amaneceres y cada una de ellas hay que escribirlas como lo hace el sol con los días, con fuerza, calor y claridad. La vida va de prisa, muy de prisa, los pasos y los pensamientos han de ir a un mismo ritmo, porque la felicidad, la plenitud y el bienestar, a veces dependen de el silencio que se guarda durante el recorrido.

domingo, 23 de septiembre de 2012

En mil lugares a la vez




Al peregrinar por la vida incesantemente, nos convertimos en parte de cualquier historia, mirando hacia el azul vamos dejando una caricia en el alma del camino. Una inhalación, un instante y todo el paisaje cambia, se hace distinto e inmutable en la medida que avanzamos. ¿Donde el principio? ¿Donde el final?...  Sin aferrarnos, dejando fluir, mientras el día medita hasta convertirse en crepúsculo. Es la sabiduría de estar en mil lugares a la vez, permanecer y seguir siendo en los recónditos espacios del mundo.

viernes, 27 de julio de 2012

Los pliegues de la mente y la razón




En ocasiones aparece la insistente imposibilidad de encontrar fragmentos de la vida vivida. Buscar algo y no encontrarlo se traduce luego en una intriga que necesita respuestas. Primero se busca dando una mirada amplia a lo que nos rodea y así la memoria comienza a jugar buscando al azar entre los pliegues de la mente y la razón. Cruzar a conciencia la frágil línea entre la cordura y la locura es un riesgo y cuando eso sucede es mejor omitir las respuestas. El tiempo y la rutina se encargan de cubrir todo y cuando vuelve a retomarse la suavidad del alma, se olvida la búsqueda. La vida nunca nos muestra una línea igual, ni siquiera un párrafo parecido a otro, porque su contenido no es estático, la realidad que vemos cambia aunque en realidad sea la misma. A veces un montón de inciertos y de fragilidad se unen y hacen añicos cualquier cómoda certeza. Cosas que pasamos por alto se marcan con resaltador en la mente y otras pues ni siquiera se entiende porqué se les dió tanta importancia en un momento dado. A veces lo que se cree personal, no lo es, es universal...

sábado, 16 de junio de 2012

Dejar que suceda



En esos momentos en los que parece que lo bello ha desaparecido a nuestro alrededor la única manera de resistir es permanecer abiertos y receptivos a la realidad, observar con atención cada detalle.
Todos los días tenemos la oportunidad de cambiar aquello que no nos hace tan felices. Todos los días aparece el instante mágico aunque finjamos no verlo. Solo quien presta atención sabe de la fuerza interna que tenemos y que se manifiesta para permitirnos hacer milagros. Todo eso sucede si corremos el riesgo de dejar que suceda lo inesperado.

domingo, 6 de mayo de 2012

Lo que existe eternamente



Un día, no un día cualquiera, no uno más del calendario. Tampoco un día de esos que cuenta para llegar al que le sigue. Fue un día de montones de espacios, un día sin tiempo definido que aunque no le pusimos nombre fue un día en que la luna salió estando el sol afuera. Abrazamos el calor de la música más honda con la esperanza contenida en la piel. No se fueron las preguntas ni tampoco las respuestas. Traspasé tus continentes y te arropé de historia para luego recrearte en la playa de mi mente.
Si es real lo que existe por un tiempo, debe ser más real lo que existe eternamente.

sábado, 31 de marzo de 2012

En medio de la nada



La vida es un eco y aquello que se lanza es lo que se recibe. Hay instantes que pueden ser considerados un lujo, hay días diferentes en los que el viento sopla y mueve las banderas multicolores del pensamiento. Esos días en los que al despertar nadie nos escucha, nadie nos busca, nadie nos espera, nadie llama, nadie nos piensa. Días en medio de la nada donde los brazos se convierten en alas y volamos lejos, no es que haya soledad, es darse cuenta de que se está. Ningún lugar adonde ir, nada por hacer... Estar presente en el mundo, no hay lágrimas porque se secaron en otras estaciones, no hay alegría pero si un bienestar muy profundo, se siente libre la vida palpitando muy adentro. Los pensamientos transcurren como una película en la que se ha participado sin quedarse rezagada en ninguna escena, nada puede afectar la libertad de ese instante. La energía siempre busca un horizonte...los pies descalzos al hacer contacto con la vida nos traen de vuelta.

miércoles, 29 de febrero de 2012

Sencillamente inevitable




No se puede apreciar el sol si no se es capaz de ver su reflejo en todas las cosas. No existe ningún lugar donde se mire, donde no se pueda encontrar. Durante el día, en el agua estancada se refleja el mismo sol que nace en el horizonte, reflejos detrás de las hojas, se cuela por las rendijas de las ventanas sin pedir permiso y a veces se esconde en un lecho de nubes. Es capaz de abrazar la Tierra, el mar y el desierto a la vez. Su luz es infinita, todo lo abarca, es sencillamente inevitable.

martes, 31 de enero de 2012

Instante y eternidad



Cuando buscas conocerlo, no puedes verlo. No puedes tomarlo, pero tampoco puedes perderlo.
Al no sentirte capaz de obtenerlo, lo obtienes. Cuando haces silencio, habla. Cuando hablas, guarda silencio.
La puerta está completamente abierta para las almas generosas. Ninguna multitud impide el paso.
Porque cuando se descubre el instante, se descubre la eternidad.