sábado, 31 de marzo de 2012

En medio de la nada



La vida es un eco y aquello que se lanza es lo que se recibe. Hay instantes que pueden ser considerados un lujo, hay días diferentes en los que el viento sopla y mueve las banderas multicolores del pensamiento. Esos días en los que al despertar nadie nos escucha, nadie nos busca, nadie nos espera, nadie llama, nadie nos piensa. Días en medio de la nada donde los brazos se convierten en alas y volamos lejos, no es que haya soledad, es darse cuenta de que se está. Ningún lugar adonde ir, nada por hacer... Estar presente en el mundo, no hay lágrimas porque se secaron en otras estaciones, no hay alegría pero si un bienestar muy profundo, se siente libre la vida palpitando muy adentro. Los pensamientos transcurren como una película en la que se ha participado sin quedarse rezagada en ninguna escena, nada puede afectar la libertad de ese instante. La energía siempre busca un horizonte...los pies descalzos al hacer contacto con la vida nos traen de vuelta.