domingo, 6 de mayo de 2012

Lo que existe eternamente



Un día, no un día cualquiera, no uno más del calendario. Tampoco un día de esos que cuenta para llegar al que le sigue. Fue un día de montones de espacios, un día sin tiempo definido que aunque no le pusimos nombre fue un día en que la luna salió estando el sol afuera. Abrazamos el calor de la música más honda con la esperanza contenida en la piel. No se fueron las preguntas ni tampoco las respuestas. Traspasé tus continentes y te arropé de historia para luego recrearte en la playa de mi mente.
Si es real lo que existe por un tiempo, debe ser más real lo que existe eternamente.