miércoles, 31 de julio de 2013

Más que ayer



Entré en tu camino sin esperar nada, ni antes, ni después. Hoy eres más que ayer y un poco menos que mañana. Cuando se elige un camino es preciso abandonar otros, cuando se logra atravesar la soledad y el vacío entre la multitud, el corazón se vuelve feliz, se toma el día libre y hace de las suyas. Si el camino se hace cuesta arriba, toca reemplazar sueños por realidades, superando el tiempo y el espacio. Lo bueno que tiene la incertidumbre es que todo, en algún momento, puede cambiar...